fbpx
Playa de los Muertos
¿Qué hacer en Almería?, Con niños, En pareja, Entornos, Playas

Más Calas y Playitas en Almería para alegrar el cuerpo y el alma

En un artículo anterior os mostrábamos algunas de las calas y playas imprescindibles de Almería y provincia, pero… ¡son tantas! Que nos hemos visto obligados a hablaros de unas cuantas más.

Empezamos con una playa, ¿preparado para maravillarte? ¡Lo harás en cuanto la visites!

Si hay una playa mítica, mística, soñada, incluso teorizada, en Almería, es sin duda:

La Playa de los Muertos

Una playa recta de más de 1km de longitud con el agua más azul y cristalina de todo el parque natural, probablemente. De arena fina y blanca, de esa que invita a rebozarse, pero que te deja limpito/a, vamos… ¡que no se pega!

¡Vamos a centrarnos! ¡La playa! Sus fondos tienen una fauna y flora marina impresionante, un verdadero paraíso para los amantes del esnórquel y el buceo.

Hablemos de un pequeño inconveniente, que no lo es tanto si te planteas caminar un poco antes de relajarte en este lugar único; su acceso. El camino que lleva hasta la playa desde la zona de aparcamiento tiene unos 700m de camino con bastante desnivel, un barranco lleno de obstáculos, la mayoría piedras, que puede ser de difícil acceso para personas con movilidad reducida.

Nuestro consejo: llevar calzado adecuado y no llevar mucho peso,… pero eso ya depende si la previsión es que, a la vuelta de nuestro día de playa, ese peso, ya sea en sandías o en cervezas, se vea reducido de manera considerable.

Playa de los Muertos

Muy cerca de la Playa de los Muertos podemos encontrar:

Cala del Peñón Cortado.

Una playita muy íntima y resguardada del viento por las dos rocas que la forman. Esta cala se sitúa a 90 metros de la punta de los muertos.

Cala Peñon Cortado

Cala de las Salinicas

A la izquierda de Playa de Los Muertos. Tiene una longitud de 250 metros y las mismas características que la protagonista, arena fina y aguas cristalinas.

Playa de las Salinicas

Playa el Corral

Una playa mucho más resguardada que la Playa de los Muertos, ya que se sitúa al lado de la cementera Holcim de Carboneras y del espigón del puerto. Esta playa de 250 metros de longitud posee también unas condiciones óptimas para el baño, lo que falla aquí: las vistas de la cementera… ¡pero para gustos colores! La playa en sí, es muy recomendable.

Playa del Corral

Playa de Torregarcía

Pasamos a una playa totalmente diferente. Esta playa está situada en al poniente del Parque Natural de Cabo de Gata. La podemos encontrar entre las barriadas almerienses de Retamar y de San Miguel. No es solo un lugar para el descanso y el disfrute, sino que la historia y la arqueología son sus principales ingredientes.

Esta playa tiene una cosa buena, y es que no tiene una afluencia demasiado alta los meses de verano, por lo que podemos tener más probabilidades de estar a nuestra bola sin que nadie nos dé la “brasa” (sin ánimo de ofender… pero hay gente muy pesada).

Se encuentra en medio de un campo de dunas formado como consecuencia del viento de poniente, de arena oscura. Sus aguas son cristalinas según el estado del viento y el arrastre de la marea, parece sensato.

Playa Torregarcia

Junto a la playa, la Ermita de Torregarcía en honor a la Virgen del Mar, que fue construida en el lugar que se encontró la talla de la virgen en 1502.

Desde finales del siglo XVII la Virgen del Mar es considerada la patrona de Almería capital y cada año, el segundo domingo del mes de enero se celebra una romería en la playa de Torregarcía en conmemoración esta patrona.

¡Más construcciones humanas! Cerca de la orilla hay una antigua torre de vigilancia conocida como atalaya de Torregarcía, o la Torre García, construida en el siglo XVI sobre los restos de la única construcción defensiva de origen musulmán que se mantenía en pie cuando Almería fue reconquistada el año 1488.

La función de la torre era de vigilancia y aviso frente a posibles incursiones de piratas berberiscos. La torre está conectada visualmente con otras edificaciones de vigilancia de la costa almeriense y en caso de peligro de día avisaban con señales de humo y de noche con grandes fogatas.

Ermita Torregarcia

Y como colofón, recientemente se han descubierto a pie de esta playa unos restos arqueológicos, de origen romano, que han sido identificados como una antigua factoría de salazones.

Una factoría fechada entre el 218 a.C. y el 409 d.C. y se dedicaba a la salazón de pescados y a la fabricación de garum (salsa de pescado muy apreciada en época romana) para ello limpiaban las piezas de pescado, se troceaban y se dejaban secar al sol, posteriormente se introducían en unas balsas con sal durante unos 20 días.

Completado el proceso el producto se envasaba en ánforas y se dejaba listo para su envío, la forma en pico de las ánforas permitía que estas se clavaran en la arena y se mantuvieran erguidas.

Seguimos con nuestro recorrido por las Calas y Playitas, nos vamos ahora a otro punto de nuestra geografía, territorio levante, última playa de la provincia de Almería que limita con la Comunidad Autónoma de Murcia.

Cala de los Cocederos

Está en la pedanía de Terreros, junto a la Playa de las Palmeras. Nos dirigimos por la nacional A332 dirección Águilas y justo antes del cruce cogemos el primer desvío a la derecha por un camino de tierra en el que veremos una indicación: “Cala de los Cocederos”, sin duda la cala más asombrosa y de cuento de hadas que nos podemos encontrar en toda nuestra provincia.

Su acceso en coche es fácil. Dispone de zonas de aparcamiento cerca de la playa, aseos públicos, papeleras y contenedores, servicio de limpieza, acceso para personas de reducida movilidad,…, ¡hasta un chiringuito!

Cala de los Cocedores

Pero en realidad, lo que más mola de esta cala, dejando a un lado sus aguas cristalinas, su poca profundidad, ideal para los niños y su arena dorada y fina…; es sin duda su paisaje fantástico en el que unas rocas de arenisca con cuevas nos hace imaginar que nos encontramos, como diminutos seres, ante la casa de pequeños personajes de dibujos animados.

Y es que no es para menos, ya que antiguamente, en estas cuevas, habitaban personas de carne y hueso que cocían allí el esparto, de ahí el nombre de Cala los Cocederos, cuanto menos curioso.

Terminamos aquí nuestro recorrido por ahora, pero tenemos preparados muchos más rincones, y tú, ¿qué Calas y Playitas nos recomiendas? Déjanos un comentario.

Puede interesarte también sobre las playas de Almería

cala-de-san-pedro

Acerca del Autor

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

This site is protected by reCAPTCHA and the Google Privacy Policy and Terms of Service apply.