impacientar-a-un-almeriense
Almeriensismos, Cultura, Curiosidades

Mini guía para impacientar a un almeriense

Según la RAE en uno de sus significados, la paciencia es la capacidad de padecer o soportar algo sin alterarse.

Con esta definición podríamos decir que la paciencia es algo así como una virtud que no todo el mundo tiene para tolerar ciertas cosas. Es por ello que a continuación te presentamos esta mini guía para que te ayude a conocer mejor el carácter de los almerienses y así darte cuenta cuando un almeriense está empezando a impacientarse.

1. Da por hecho que todos los andaluces hablamos igual

Una de las cosas que más puede llegar a desesperarnos es el hecho de que a todos los andaluces nos metan en el mismo bote. Por supuesto que nos sentimos muy orgullosos de esta gran comunidad, pero no estaría de más tener en cuenta por ejemplo que no es lo mismo un onubense que un granaíno, o un almeriense que un sevillano, más que nada porque nos separan unos cientos de kilómetros de por medio. Por lo tanto, además de tener costumbres diferentes, nuestro habla se diferencia bastante del resto. Unas de las características del habla almeriense es que no ceceamos ni seseamos; otra característica que se da en otras provincias y que el almeriense no practica en su habla es por ejemplo dirigirse con el pronombre ustedes en lugar de vosotros; y además no utilizamos la misma jerga ni las mismas expresiones para dirigirnos a ciertas cosas.

 

2. Denomina “tapa” a cualquier plato

No vamos a montar en cólera por ello, pero una tapa es un plato mediano/pequeño, en nuestro caso con bebida incluida en el mismo precio, y no una ración para dos o más personas o por el contrario cuando es un plato sumamente pequeño que el almeriense no lo cataloga ni como tapa, por ejemplo como cuando nos ponen unos cacahuetes o unas aceitunas acompañando a la cerveza. Esto suele pasar cuando estamos fuera de Almería y alguien nos dice que nos va a llevar de tapas y nos encontrados con las dos opciones descritas anteriormente. Ummm… va a ser que no.

 

3. Asegura que lo único atractivo que tiene Almería son sus playas

De nuevo un “va a ser que no”. Si dices esto es porque no te has movido de la toalla en todo el verano. Así que aquí te enumeramos unos cuantos lugares a visitar para que cambies de opinión: el Desierto de Tabernas, la Alpujarra almeriense, los humedales de Punta Entina-Sabinar, los karsts en yesos de Sorbas… Esto en cuanto a parajes naturales, pero si hablamos de historia y cultura te dejamos unos pocos ejemplos por el centro de la capital ya que numerar los de todos los pueblos sería demasiado tedioso: la Alcazaba de Almería del s. XI, la Catedral-Fortaleza del s.XVII, los Refugios de la Guerra Civil del año 1938, la Plaza de la Constitución del s. XIX o el Cable Inglés del año 1904.

 

4. Que diga el tiempo que en Almería va a llover

Sí, nos impacienta bastante, pero no por el hecho de que vaya a hacer mal día, que vaya a llover y que tengamos que cambiar algunos de nuestros planes, sino por justo lo contrario. Es decir, que el hombre del tiempo nos diga que va llover, que nos ponga la miel en los labios y que finalmente amanezca un día que como mucho esté cargado de nubes y viento, nos exaspera un poco… Eso no se hace. ¿Por qué se equivocan tanto con el tiempo en Almería? ¿Lo hacen para fastidiarnos o qué?

5. Coger el coche los días de lluvia

Sí, lo sabemos, te acabamos de decir que en Almería no llueve, que el clima es maravilloso la mayor parte del año, pero… sí, a veces también llueve, y claro, debido a la falta de costumbre el día que llueve es casi como el fin del mundo. Nos da una pereza inmensa mojarnos un poco o nos da miedo como si del cielo cayeran chuzos de punta ¿quien sabe? La cosa es que todos a la vez cogemos el coche incluso para hacer la compra dos calles más allá de nuestra casa haciendo que nuestra paciencia se perturbe rápidamente en estos días.

 

6. Propón un viaje a Madrid en tren desde Almería

¿En serio? ¿Por qué tanto odio? ¿Sabes que de Almería a Madrid en tren son siete horas de viaje? ¿Sabes que a Murcia tampoco podemos ir en tren porque no existen comunicaciones ferroviarias para ello? Ummm… 🤔.

impacientar-a-un-almeriense

7. Insinúa que todos los almerienses nos vestimos de faralaes en la feria

Sí claro, y vamos tocando las palmas a la vez que bebemos rebujito (nótese la ironía). Que no te confundan, que para algunos la feria de Almería no es tan folklórica como la pinta o como lo es en otras provincias. Que sí, que algunos si se visten con los trajes regionales o los de faralaes, e incluso hay espectáculos de caballos, pero también para muchos otros, la feria es diversión sin volantes ni lunares.

 

8. Buscar aparcamiento por el centro

Nivel de impaciencia alto, muy alto. Ya que el número de habitantes ha crecido, el número de coches también, y por si fuera poco, ahora todas las calles del centro son zona azul obligándonos a pagar sí o sí porque si queremos más espacio podemos aparcar en los distintos parkings que hay, que haberlos haylos, pero como te decimos, al final todo es la pela.

 

9. Di que no te gusta la playa

Eso es porque no has visitado las de Almería. Te recordamos que Almería tiene casi 220 kilómetros de costa en donde te encontrarás playas y calas de todo tipo: de arena fina, de gravilla, de rocas, de arena volcánica, vírgenes y desmasificadas o si prefieres estar acompañado también las hay abarrotadas de gente, etc. ¿Quieres algunos ejemplos? Toma nota: playa del Zapillo, playa de San Miguel de Cabo de Gata, playa de las Salinas de Cabo de Gata, el Playazo de Rodalquilar, el Playazo de Vera o la playa de los Cocedores en Pulpí.

 

10. Insinúa que somos muy dados a la siesta

Pues ojalá que fuera algo impuesto para los almerienses, pero de nuevo “va a ser que no” ya que eso es un tópico no tan típico como nos gustaría. Los almerienses al igual que el resto de las personas del mundo trabajamos, tenemos hijos, estudiamos o tenemos mil cosas por hacer a lo largo del día con lo cual no todos podemos entretenernos con ese lujo llamado siesta.

 

11. Di que nuestros tomates son de lo más normalitos

Será por eso por lo que somos los únicos en todo el país que tenemos una certificación de Indicación Geográfica Protegida, Tomate de La Cañada-Níjar, para los tomates.

 

12. Ignora también que curamos jamones

Esta idea es muy común en quienes no conocen la provincia y en quienes tienen una imagen de Almería no del todo correcta. Ocurre mucho que lo que más destaca de la provincia es sus playas y la vida en la costa, pero como ya se ha mencionado, Almería cuenta con una gran diversidad de paisajes de interior con cultura, costumbres y gastronomía propia en cada comarca. Así pues, son muchos los que se sorprenden cuando les decimos que también curamos jamones en las sierras, tanto es así que ocurre como con el tomate, pues tenemos jamón con denominación de Indicación Geográfica Protegida con el Jamón de Serón. ¿Quieres probarlo por ti mismo?

 

Sin más, esperamos que esta mini guía te haya ayudado a conocernos un poco más y a tener en cuenta ciertas cosas que pueden llegar a impacientarnos dando por hecho tópicos que no se ajustan completamente con la realidad.

 

¿Qué te impacienta a ti? Déjanoslo en los comentarios.

impacientar-a-un-almeriense

Si has llegado hasta aquí síguenos en:

Mini guía para impacientar a un almeriense
5 (100%) 11 votes

Acerca del Autor

Entradas relacionadas

Un Comentario

  • Rosa Fernández 31 enero, 2019 en 10:50 pm

    Me impacientan los 5 años que me faltan para jubilarme e irme a vivir a Almería. Ains…

Deja una respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.