Cultura, De Almería

10 expresiones almerienses que despistan a los de fuera.

EL ARGOT forma parte de la cultura y del carácter que difine a las gentes de un lugar. Se trata de una seña de identidad y de distinción. Pero claro, el argot al tener personalidad propia a veces resulta difícil de entender y de descifrar para aquellos que vienen de fuera.

Los almerienses al igual que en otros lugares, incluso dentro de la misma provincia, disponemos de un amplio vocabulario y de expresiones propias de nuestra jerga que en numerosas ocasiones tenemos que “traducir” cuando estamos hablando con alguien foráneo y por lo tanto no habituado a nuestro repertorio lingüístico lleno de palabras autóctonas. Además de contar con nuestro propio lenguaje particular, nuestra pronunciación es algo un tanto peculiar, por ejemplo somos muy dados a abrir mucho la boca al hablar sobre todo con las vocales a, e y o, nos comemos las eses finales e incluso suprimimos algunas letras y sílabas, por no decir que a veces sustituimos unas letras por otras. Algunos ejemplos los tenemos en ¿qué eh lo qué eh? En lugar de ¿qué es?, o cascomío en lugar de ¿qué has comido?

Así que si estás leyendo este artículo, eres forastero y muchas de nuestras expresiones te suenan un tanto extrañas, ¡no te preocupes!, estás en el sitio perfecto porque hoy vas a aprender una lección de expresiones almerienses y de sus significados para que cuando nos escuches hablar lo entiendas todo perfectamente. Comenzamos:

1. Está escocío/a.

Escocío viene de escocer que fácilmente sabemos que significa resquemar, picar o arder entre otros. Pero, ¿qué significa cuando alguien te dice que fulano está escocío? ¿quiere decir que tiene un resquemor, un picor o que algo le arde en la piel? Pues no es exactamente eso, en realidad lo que te está contando tiene otra connotación. Y es que los almerienses utilizamos mucho esta expresión cuando, generalmente, estamos contando alguna historia que posiblemente tenga un final dramático de tipo enfado, pelea y derivados. Así que si Fulano está escocío es que está muy molesto con la situación.

2. Me da un yonosequé.

¿Esto es una adivinanza o qué? Pues aunque la RAE podría catalogarlo como tal, no, no lo es. En realidad esta expresión no tiene mucho sentido porque aunque yonosequé lo separáramos dándole cierto orden ortográfico – yo no sé qué – sigue por sí solo sin tener mucha lógica. Por lo tanto, su definición, ni siquiera los propios almerienses la tenemos muy clara. Lo que sí sabemos es cuando la utilizamos. Y generalmente es para contar algo inexplicable como la propia expresión. Así que si un día alguien te está contando que le está dando un yonosequé, no hace falta que llames al 112, no le está dando ningún tabardillo. Simplemente te está diciendo que no le encuentra explicación a esa historia que te está contando o a esa situación que está viviendo, por ejemplo: “me da un yonosequé cada vez que lo veo por la calle”.

3. Esto está petao.

La palabra petao ni siquiera está registrada por la RAE, eso sí, se usa muchísimo y no sólo por los almerienses. Esta palabra la utilizan sobre todo las últimas generaciones para decir que algo está abarrotado de gente. Así que si sales de fiesta por Almería con un amigo autóctono y vais a entrar a un pub o bar y éste te dice que el sitio está petao, que sepas que si entráis, vas a tener que hacer bastante cola para ir al baño y para pedir las copas en la barra. También hay otra variente cuando tu amigo te dice por ejemplo. “el coche me ha petao“. En este caso es que el coche de tu amigo se ha roto de tal manera que le va a suponer una buena reparación.

4. Esto va a chapar.

Chapar en este caso no significa ni laminar, ni forrar, ni revestir. Esta expresión tiene totalmente otra connotación que ni te imaginas. Y es que está relacionada con el lugar de fiesta del punto anterior. Así que si son ciertas horas de la madrugada y tu amigo te dice que el local donde estáis va a chapar, no te preocupes, que no lo van a redecorar, si no que ha llegado la hora del cierre.Además, hay otra expresión muy ligada a ésta y muy utilizada sobre todo en discotecas que a la hora del cierre suelen poner algún último temazo musical o tiene programado algún evento para este momento, es decir, para la “hora del chape”.

5. Tienes muchos ardiles.

Aunque ardil, según la RAE, significa mañoso, astuto y sagaz, si tienes muchos ardiles más bien significa que eres una persona muy hacendosa y con mucha energía para hacer cualquier cosa.Date por piropeado.

6. Tomarse un cacharro.

Cacharro significa utensilio, artefacto o trasto entre otros, pero claro, tomarse un cacharro no es beberse o comerse un aparato. Y es que en almería como somos tan peculiares hablando, cuando nos tomamos un cacharro o pedimos un cacharro, estamos tomando una copa con alcohol. Eso sí, cuando vamos a los pubs y/o bares y no tenemos mucha confianza con el camarero, recuerda que lo más común es pedir una copa tal cual y/o por su propio nombre y no pedir un cacharro que es demasiado informal.

7. Va doblao vivo.

Ya lo hemos dichos al principio, los almerienses tenemos mucha costumbre de comernos las terminaciones de muchas palabras, sobre todo las pertenecientes a las conjugaciones verbales compuestas (comido, lavado, planchado, jugado, etc), así doblao correctamente sería doblado, pero claro, ¿qué significa ir doblado vivo si no existe conjugación para el verbo doblar que va vaya precedida del verbo ir? ¡Uy, qué lío! Pues simplemente es una expresión compuesta para decir que Fulano está muy borracho y no puede apenas mantenerse en pié, de ahí que vaya doblado, porque seguro que va casi a gatas. Y el “vivo” quiere decir su significado en origen, no va a ir borracho si está muerto ¿no? Más expresienes referentes a una borrachera son: “vaya castaña que lleva”, “vaya cogorza” y “vaya peana”. Éstas las destriparemos en otra ocasión.

8. Contíconeso

Esta expresión tan autóctona podría traducirse a “con todo y con eso” y generalmente se usa a modo de advertencia, por ejemplo: “aunque hayas comío, contíconeso llévate un bocadillo para el camino”. Y en realidad, suprimiendo esta expresión, la frase estaría bien dicha, sería más corta y a la vez más sensata: “aunque hayas comido, llévate un bocadillo para el camino”, pero es que ya lo sabes, los almerienses somos así, muy peculiares y nos gusta que cada frase tenga nuestro toque personal, que se note nuestra esencia. Así también tenemos otras expresiones abreviadas como por ejemplo contrimás, que quiere decir “cuanto más”, “contrimás me lo repitas menos caso te voy a hacer”.

9. Ven aquí pa cá, ven acá pa acá o totieso pa’llá.

Son expresiones para indicar un lugar a una persona y aunque sus connotaciones pueden entenderse facílmente, a los de fuera les puede resultar un tanto contradictorias porque decir ven aquí es suficiente, no hace falta añadir el para acá, y peor aún cuando utilizamos el “ven acá para acá” no me extraña que si se lo estamos diciendo a alguien de fuera se esté quedando con cara de incredulidad. Además, el totieso pa’llá, “todo tieso para allá”, necesita traducción porque ¿qué quiere decir totieso o todo tieso para alguien de fuera si tieso es algo duro y firme? Pues oye, que a los almerienses nos gusta utilizarlo para dar indicaciones y en lugar de decir “todo recto hacia allá” nos queda más chulo totieso pa’llá.

10. ¿Qué eh lo qué eh?

Mencionada en la introducción, esta expresión es por antonomasia el saludo oficial de los almerienses cuando hay cierto grado de confianza entre los dialogantes y cuya respuesta “ofical” es un “pos ná aquí“. También esta expresión se utiliza cuando queremos informarnos de algo sustituyendo al “¿qué es?”. Y por último, también es muy utilizada en una bronca o reyerta indistintamente de quienes la estén enrredando, así por ejemplo si dos niños se están peleando y queremos saber que los ha llevado hasta ese punto pues hacemos uso de ésta.

 

Espero que después de que hayas leído esto te hayan quedado mucho más claras nuestras expresiones, nuestra forma de comunicarnos y sus usos 😉

10 expresiones almerienses que despistan a los de fuera.
4.5 (90%) 10 votes

Acerca del Autor

Entradas relacionadas

2 Comments

  • Belén 25 abril, 2018 en 7:26 am

    “Chapao” y “petao” los defendemos los madrileños como expresiones nuestras de siempre. Seguramente, porque la mayoría no somos madrileños puros, más bien hijos de almerienses ¡Muy buen post!

  • Belén 8 agosto, 2018 en 2:47 pm

    “Chapao” y “petao” los defendemos los madrileños como expresiones nuestras de siempre. Seguramente, porque la mayoría no somos madrileños puros, más bien hijos de almerienses ¡Muy buen post!

Deja una respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.